Saltar al contenido

Cerebrópolis

FICHA TÉCNICA

Nombre del autor: Matteo Farinella. Colorista : Marie de Beaucourt.
Número de páginas: 48
Fecha de publicación: mayo 2018
Editorial: Destino Infantil y Juvenil.
ISBN: 9788408186885


TEMA
En este cuento acompañaremos a Ramona, una neurona indiferenciada, en su viaje exploratorio por Cerebrópolis. Conoceremos los distintos tipos de neuronas y sus correspondientes regiones del sistema nervioso central mientras Ramona decide qué tipo de neurona quiere ser de mayor.

PUNTOS FUERTES
Tras sus dos primeras novelas (“Neurocomic” y “Los sentidos”), Farinella realiza esta versión a todo color para pequeños lectores manteniendo su inconfundible estilo.

Los dibujos tienen un trazo sencillo, y no faltan los característicos bosques neuronales (tan presentes en la obra del autor) en los fondos. Para el coloreado se han utilizado los colores primarios (azul, rojo y amarillo) en distintas tonalidades.

La narrativa tiene el formato de un cuento, presentando escenas que se desarrollan en una ilustración cada dos caras. Aunque la historia no se divida en viñetas sí que se dan secuencias, ya que aparece el personaje realizando tres acciones diferentes en una ilustración.

El texto aparece enmarcado en bocadillos si forma parte del diálogo de los personajes, o bien en notas aclaratorias que definen conceptos apoyándose en pequeños esquemas y dibujos.

Algunas de las metáforas visuales que crea el autor en esta historia:

  • Las células son descritas como ladrillos que forman un todo más complejo, el tejido.
  • Las neuronas son personificadas de forma que su pelo son las dendritas y su nariz (en forma de trompa) el axón.
  • La comunicación entre las distintas partes del sistema nervioso central se hace mediante un ascensor; así pasan de la médula espinal al tálamo (representado como una torre de control) y de ahí a los distintos barrios de Cerebrópolis, que iremos describiendo a continuación. Para explicar las funciones de cada región cerebral, seguimos el impulso nervioso generado tras la picadura de un escorpión a la humana en la que viajamos.
  • En el cerebelo reconocemos a las células de Purkinje y a las células granulares trepando por las capas de la red neuronal cerebelosa. El ambiente está algo movido tras la picadura; así entendemos que el cerebelo es uno de los órganos encargados del equilibrio.
  • En la corteza sensorial vemos a las neuronas trabajar en computadoras que representan distintas regiones corporales, modulando los potenciales de acción dolorosos que llegan de ellas.
  • Las neuronas del córtex motor se encuentran en un gimnasio, accionando palancas para enviar órdenes motoras y así alejar a la humana del escorpión.
  • En el sistema límbico primero nos encontramos, en una escena un tanto caótica, a un grupo de neuronas de la amígdala muy asustadas por lo ocurrido. Esta reacción se envía al hipocampo para generar un recuerdo, que queda fijado en la memoria gracias al trabajo de una vieja neurona. Esta neurona aparece pintando un cuadro con un escorpión con la “tinta especial del recuerdo”.

Aún en el sistema límbico, vemos cómo se genera una reacción instintiva contra el artrópodo; una neurona está a punto de pulsar el botón “venganza” cuando recibe una llamada telefónica del lóbulo frontal que la detiene. Vemos así representada metafóricamente una señal moduladora.

  • El lóbulo frontal aparece representado como un barrio moderno en el que las neuronas construyen esculturas abstractas. Es el barrio cerebral encargado de imaginar, planificar, generar sentimientos como la empatía o el altruismo. Ramona queda fascinada por este barrio y tiene muy claro que es donde quiere desarrollarse.

Por cierto, los nombres de los personajes tampoco están elegidos al azar. La protagonista se llama Ramona en homenaje al neurocientífico español Santiago Ramón y Cajal, y el compañero de excursión se llama Camilo, en alusión al Dr. Camilo Golgi. Estos dos científicos y sus posibles rencillas ya fueron ilustrados en el trabajo previo Neurocómic, recuperándolos ahora de forma divertida y dejando atrás conflictos pasados.

POR QUÉ ES MEDICINA GRÁFICA
“Cerebrópolis” es un cuento recomendado para jóvenes lectores de 6 a 8 años. Sin embargo, el cuidado que hace el autor del dibujo y la cantidad de metáforas ocultas que pueden encontrarse en su lectura, lo hace apropiado para lectores de mayor edad. Supone una representación sencilla y divertida del funcionamiento del sistema nervioso central a partir del camino recorrido por un estímulo doloroso. Podría funcionar como primera aproximación a la anatomía y fisiología del sistema nervioso para alumnos de educación primaria o secundaria, o bien para ilustrar explicaciones de ciclos superiores. Al final del cuento se incluyen dos láminas ilustradas (una el sistema nervioso completo y otra del cerebro), con breves definiciones de cada componente a modo de esquema, que con permiso del autor serían muy adecuadas para su uso en el aula.

ENLACES DE INTERÉS
Editorial Destino Infantil
Web  del Autor
Tienda de Amazon